Víctor M. de San Martín

Dirección

PIANO - ÓRGANO - CORO

¡Hola! Mi nombre es Víctor, y es un placer para mí poder presentarme en estas líneas.

El amor que profeso por la música y por la educación es lo que hace posible que hoy esté llevando a cabo este proyecto.

Fue a los 5 años de edad cuando comencé a fundirme en una unión eterna con el piano, instrumento a través del cual he ido conociéndome, descubriendo emociones, afrontando dificultades y convirtiéndolas en fortalezas. No puedo concebir mi vida sin estar inmerso en la música.

En el año 2007 comencé a trabajar como profesor de piano en el Centro de Enseñanza Musical Estímulos, escuela fundamentada en el método Suzuki. Para impartir dicha metodología, me formé en Edimburgo (Escocia) de la mano de Mary McCarthy, reconocida educadora y maestra de dicho método. A día de hoy, continúo en contacto con cursos de formación, actualizando anteriores conocimientos, adquiriendo nuevos recursos y trasladando a toda la comunidad educativa cada vivencia con mis alumnos.

La experiencia propia, la obtenida en mi formación pedagógica, así como todo lo vivido en cada una de las clases que he impartido hacen que, para mí, la inteligencia emocional de los alumnos y el trasfondo espiritual de su desarrollo sean los elementos clave a cuidar constantemente; definitivamente, alcanzar un respeto humano que deje huella para impulsar un cambio en la sociedad de hoy día.

Ser profesor de piano a través del Método Suzuki ha magnificado todas estas percepciones, pero también me ha alimentado cada unas de las agrupaciones orquestales y corales que he dirigido hasta el día de hoy ya que las posibilidades que da la Música para trabajar en equipo son absolutas.

A todo ello, en estos últimos años, decidí incorporar la faceta de organista de la mano de mi maestra Saskia Roures. Poder crecer tanto en el campo artístico como en el docente ha permitido que pueda ir siendo cada vez una mejor versión de mí mismo, tanto de forma profesional como personal. Y todo este continuo aprendizaje y descubrimiento lo he querido enmarcar en Víctor Mazzilli, no sólo de manera individual, sino rodeándome de maravillosos compañeros.

Confío poder acercar mi pasión a vuestro día a día, a vivir todo lo que conlleva crecer a través de la música, y a creer que es posible crear entre todos cosas maravillosas a través del respeto mutuo y el trabajo en equipo, donde ese amor dado haya nutrido verdaderamente la semilla de cada uno.

¡Nos vemos!